Aborto Seguro

A pesar de que existe un lineamiento de aplicación nacional para el acceso al aborto seguro, los riesgos de contagio han limitado el de por sí precario acceso al aborto en México, las brechas que ya existían se han agudizado tras la pandemia: aumentando la criminalización y socavando los derechos de niñas, adolescentes y mujeres al acceso a la salud. Redes y organizaciones de la sociedad civil continúan llenando los vacíos del Estado.

Aborto Seguro

Durante la pandemia, las barreras para el acceso de mujeres y personas gestantes a servicios de aborto en hospitales han aumentado.

 

La Marea Verde continúa creciendo a lo largo del territorio nacional. Se suma Hidalgo y Veracruz a los estados que permiten el acceso al aborto voluntario y consentido, y la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional la criminalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

Foto: Andrea Murcia /cuartoscuro.com

Este es el título de la visualización

Aborto Seguro

Antes de COVID-19

La regulación existente sobre aborto en México es restrictiva, solamente se considera legal el aborto por violación en todo el país; en el resto de las entidades, se encuentra tipificado como un delito y sólo bajo ciertas causales o circunstancias se puede abortar sin ameritar una sanción penal, según lo regulado por los Códigos Penales en cada entidad federativa. A inicios de la pandemia por COVID-19 únicamente dos estados lo habían despenalizado: Ciudad de México y Oaxaca, permitiendo el acceso al servicio durante las primeras 12 semanas de gestación. Actualmente se han sumado Hidalgo, Baja California  Colima y Veracruz a la legalización de la interrupción voluntaria hasta las 12 semanas.

La COVID-19 aumentó las brechas geográficas, económicas y de información para acceder a abortos legales o seguros, lo que disminuyó la posibilidad de algunas mujeres de viajar para acceder a un aborto y dejóaún más en evidencia que la regulación actual es insuficiente.

Garantizar el acceso al aborto se vuelve particularmente relevante en un contexto de confinamiento en el que hay un acceso limitado a métodos anticonceptivos y un aumento de violencia sexual en contra de mujeres, niñas, adolescentes y personas con capacidad de gestar. El acceso al aborto por violación debe otorgarse de acuerdo con lo establecido por la Norma Oficial Mexicana 046-SSA2-2005 (NOM 046) y la Ley General de Víctimas; esto es, para todas las mujeres a partir de los 12 años sin necesidad de una autorización o denuncia previa sino solamente solicitándolo por escrito manifestando bajo protesta de decir verdad que el embarazo es producto de violación. Sin embargo, la emergencia sanitaria que atravesamos, la jornada de distanciamiento social y la sensación de inseguridad con relación a los servicios de salud, así como las distintas limitaciones del acceso a la información, han dejado vacíos para cumplir, incluso con las causales previstas en los códigos penales estatales. Esto nos muestra la importancia de una regulación para el acceso al aborto, la importancia de mejorar la funcionalidad operativa de los sistemas de salud y el aborto con medicamentos bajo el acompañamiento como alternativa y método seguro.

La regulación existente sobre aborto en México es restrictiva, solamente se considera legal el aborto por violación en todo el país; en el resto de las entidades, se encuentra tipificado como un delito y sólo bajo ciertas causales o circunstancias se puede abortar sin ameritar una sanción penal, según lo regulado por los Códigos Penales en cada entidad federativa. A inicios de la pandemia por COVID-19 únicamente dos estados lo habían despenalizado: Ciudad de México y Oaxaca, permitiendo el acceso al servicio durante las primeras 12 semanas de gestación. Actualmente se han sumado Hidalgo, Baja California  Colima y Veracruz a la legalización de la interrupción voluntaria hasta las 12 semanas.

La COVID-19 aumentó las brechas geográficas, económicas y de información para acceder a abortos legales o seguros, lo que disminuyó la posibilidad de algunas mujeres de viajar para acceder a un aborto y dejóaún más en evidencia que la regulación actual es insuficiente.

Garantizar el acceso al aborto se vuelve particularmente relevante en un contexto de confinamiento en el que hay un acceso limitado a métodos anticonceptivos y un aumento de violencia sexual en contra de mujeres, niñas, adolescentes y personas con capacidad de gestar. El acceso al aborto por violación debe otorgarse de acuerdo con lo establecido por la Norma Oficial Mexicana 046-SSA2-2005 (NOM 046) y la Ley General de Víctimas; esto es, para todas las mujeres a partir de los 12 años sin necesidad de una autorización o denuncia previa sino solamente solicitándolo por escrito manifestando bajo protesta de decir verdad que el embarazo es producto de violación. Sin embargo, la emergencia sanitaria que atravesamos, la jornada de distanciamiento social y la sensación de inseguridad con relación a los servicios de salud, así como las distintas limitaciones del acceso a la información, han dejado vacíos para cumplir, incluso con las causales previstas en los códigos penales estatales. Esto nos muestra la importancia de una regulación para el acceso al aborto, la importancia de mejorar la funcionalidad operativa de los sistemas de salud y el aborto con medicamentos bajo el acompañamiento como alternativa y método seguro.

El impacto de la pandemia por COVID-19

En este tiempo se complejizó la experiencia de aborto de las mujeres y personas con capacidad de gestar, incluso en los casos en los que se utilizaron medicamentos para llevar a cabo el aborto, pues el tiempo para confirmar el éxito del tratamiento se hace más largo por el temor a acudir a centros médicos o laboratorios para ultrasonidos de revisión. De esta forma, la experiencia emocional frente al aborto también puede verse afectada por la prolongación de la duda e incertidumbre ante el éxito o falla del procedimiento. Por su parte, pese al temor de contagio hay quienes al acudir a los servicios de interrupción legal del embarazo han tenido que enfrentar a los grupos antiderechos que se encuentran a las puertas de los centros especializados de la Secretaría de Salud, que no han dejado de difundir desinformación entre las usuarias de los servicios durante esta pandemia.

Estas barreras influyeron en que para 2020 la atención en hospitales para mujeres en situación de aborto, espontáneo o inducido, se redujera 32% en comparación con el año anterior, según datos preliminares de la Dirección General de Información a la Salud (DGIS). Esta disminución ocurrió en el segundo semestre del año, mismo periodo en que se incrementaron los casos de COVID-19 en el país.

Se prevé que las condiciones adversas al acceso al aborto durante la pandemia impacte también en los embarazos a temprana edad. De acuerdo con proyecciones del Consejo Nacional de Población (CONAPO), habrá alrededor de 145 mil 719 embarazos, de los cuales 21 mil 575 serán embarazos en niñas y adolescentes* consecuencia del tiempo de confinamiento.

En tanto, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en México estimó que alrededor de 869 mil 880 mujeres en el país dejarían de usarlos métodos anticonceptivos debido a la interrupción en los servicios de anticoncepción por la contingencia.

En este tiempo se complejizó la experiencia de aborto de las mujeres y personas con capacidad de gestar, incluso en los casos en los que se utilizaron medicamentos para llevar a cabo el aborto, pues el tiempo para confirmar el éxito del tratamiento se hace más largo por el temor a acudir a centros médicos o laboratorios para ultrasonidos de revisión. De esta forma, la experiencia emocional frente al aborto también puede verse afectada por la prolongación de la duda e incertidumbre ante el éxito o falla del procedimiento. Por su parte, pese al temor de contagio hay quienes al acudir a los servicios de interrupción legal del embarazo han tenido que enfrentar a los grupos antiderechos que se encuentran a las puertas de los centros especializados de la Secretaría de Salud, que no han dejado de difundir desinformación entre las usuarias de los servicios durante esta pandemia.

Estas barreras influyeron en que para 2020 la atención en hospitales para mujeres en situación de aborto, espontáneo o inducido, se redujera 32% en comparación con el año anterior, según datos preliminares de la Dirección General de Información a la Salud (DGIS). Esta disminución ocurrió en el segundo semestre del año, mismo periodo en que se incrementaron los casos de COVID-19 en el país.

Se prevé que las condiciones adversas al acceso al aborto durante la pandemia impacte también en los embarazos a temprana edad. De acuerdo con proyecciones del Consejo Nacional de Población (CONAPO), habrá alrededor de 145 mil 719 embarazos, de los cuales 21 mil 575 serán embarazos en niñas y adolescentes* consecuencia del tiempo de confinamiento.

En tanto, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en México estimó que alrededor de 869 mil 880 mujeres en el país dejarían de usarlos métodos anticonceptivos debido a la interrupción en los servicios de anticoncepción por la contingencia.

El papel del gobierno al respecto

Para hacer frente a estas afectaciones, el gobierno mexicano ha llevado a cabo algunas acciones que contemplan:

  • La publicación del “Lineamiento para la prevención y mitigación de COVID-19 en la atención del embarazo, parto, puerperio y de la persona recién nacida” por parte del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGSR), en él se incluye al aborto seguro como un servicio esencial que se debe garantizar en los marcos previstos por la ley. En su actualización del 22 de julio de 2020 se incluyó la atención del aborto cuando está en riesgo la salud de la mujer embarazada como un servicio esencial en todo el país.
  • El reforzamiento de medidas y el funcionamiento de los 4 centros especializados del Programa de Interrupción del Embarazo que atienden la mayor cantidad de solicitudes de aborto legal en el sistema hospitalario de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México.
  • La realización de procedimientos de Aspiración Manual Endouterina (AMEU) y no sólo aborto con medicamentos en la Clínica Comunitaria Santa Catarina para responder de forma más eficiente a la demanda del servicio y de esa manera evitar que se saturen los otros centros especializados.
  • Se publicó en junio 2021 el “Lineamiento Técnico para la atención del Aborto Seguro en México” * con la finalidad de contar con criterios básicos para la atención que se brinda en las unidades de salud del sistema nacional de salud a mujeres y personas con capacidad de gestar, incluyendo niñas y adolescentes, para el acceso a un aborto seguro.

Para hacer frente a estas afectaciones, el gobierno mexicano ha llevado a cabo algunas acciones que contemplan:

  • La publicación del “Lineamiento para la prevención y mitigación de COVID-19 en la atención del embarazo, parto, puerperio y de la persona recién nacida” por parte del Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGSR), en él se incluye al aborto seguro como un servicio esencial que se debe garantizar en los marcos previstos por la ley. En su actualización del 22 de julio de 2020 se incluyó la atención del aborto cuando está en riesgo la salud de la mujer embarazada como un servicio esencial en todo el país.
  • El reforzamiento de medidas y el funcionamiento de los 4 centros especializados del Programa de Interrupción del Embarazo que atienden la mayor cantidad de solicitudes de aborto legal en el sistema hospitalario de la Secretaría de Salud de la Ciudad de México.
  • La realización de procedimientos de Aspiración Manual Endouterina (AMEU) y no sólo aborto con medicamentos en la Clínica Comunitaria Santa Catarina para responder de forma más eficiente a la demanda del servicio y de esa manera evitar que se saturen los otros centros especializados.
  • Se publicó en junio 2021 el “Lineamiento Técnico para la atención del Aborto Seguro en México” * con la finalidad de contar con criterios básicos para la atención que se brinda en las unidades de salud del sistema nacional de salud a mujeres y personas con capacidad de gestar, incluyendo niñas y adolescentes, para el acceso a un aborto seguro.

Acciones a favor de las mujeres embarazadas

Se llevo a cabo el encuentro “Actualización, experiencias y perspectivas del aborto acompañado, una mirada desde las acompañantes” y el taller “Aborto bajo la lupa para periodistas” con la finalidad de actualizar la información relacionada con el acceso al aborto.

Realización y difusión de contenidos sobre el aborto como servicio esencial en tiempos de COVID-19.

Conversatorios y vídeos:

Publicaciones y blogs:

Acompañamiento de aborto seguro:

Más información:

Balance Promoción para el Desarrollo y Juventud A.C. – https://www.balancemx.org/es

Católicas por el derecho a decidir  –  https://www.catolicasmexico.org/

Equidad de Género, Ciudadanía, Trabajo y Familia A.C. – https://www.equidad.org.mx/

Grupo de Información en Reproducción Elegida A.C.  – https://gire.org.mx/

Ipas México – https://www.ipasmexico.org/

Population Council México – https://www.popcouncil.org/research/mexico

REDefine México – https://ilsb.org.mx/programas-eventos/redefine/

Mexfam AC – https://ilsb.org.mx/programas-eventos/redefine/

Se llevo a cabo el encuentro “Actualización, experiencias y perspectivas del aborto acompañado, una mirada desde las acompañantes” y el taller “Aborto bajo la lupa para periodistas” con la finalidad de actualizar la información relacionada con el acceso al aborto.

Realización y difusión de contenidos sobre el aborto como servicio esencial en tiempos de COVID-19.

Conversatorios y vídeos:

Publicaciones y blogs:

Acompañamiento de aborto seguro:

Más información:

Balance Promoción para el Desarrollo y Juventud A.C. – https://www.balancemx.org/es

Católicas por el derecho a decidir  –  https://www.catolicasmexico.org/

Equidad de Género, Ciudadanía, Trabajo y Familia A.C. – https://www.equidad.org.mx/

Grupo de Información en Reproducción Elegida A.C.  – https://gire.org.mx/

Ipas México – https://www.ipasmexico.org/

Population Council México – https://www.popcouncil.org/research/mexico

REDefine México – https://ilsb.org.mx/programas-eventos/redefine/

Mexfam AC – https://ilsb.org.mx/programas-eventos/redefine/

Presupuesto de Egresos de la Federación 2022

Pese a lo dictaminado por la SCJN y al creciente número de legislaciones locales que comienzan a cambiar en favor de los derechos de las mujeres y las personas con capacidad de gestar, continua faltando un programa especifico dentro del presupuesto de egresos de la federación para garantizar el acceso a un aborto seguro. 

Pese a lo dictaminado por la SCJN y al creciente número de legislaciones locales que comienzan a cambiar en favor de los derechos de las mujeres y las personas con capacidad de gestar, continua faltando un programa especifico dentro del presupuesto de egresos de la federación para garantizar el acceso a un aborto seguro.